miércoles, 3 de agosto de 2016

Análisis de la EPA del segundo trimestre de 2016


Los datos de la EPA del segundo trimestre de este año son buenos: “por primera vez en cinco años las cifras de desempleo en España han bajado al 20%”. Como siempre digo cuando el paro baja,  si las cifras son positivos, hasta ahí, poco que objetar. Pero todo es relativo.
El verano en España es especialmente bueno. Nuestra oferta turística es aclamada a nivel internacional y eso se tiene que notar. El crecimiento económico en España también es elevado, por lo que no cabe otra dirección que la creación de empleo. Por ahora. Un sector tan temporal como el dependiente del sol y la playa puede darnos malas noticias en cuanto se acabe la temporada.
Los datos al detalle:
  • ·         El número de ocupados se incrementa en 271.400 personas en el segundo trimestre de 2016 respecto al trimestre anterior (un 1,51%) y se sitúa en 18.301.000. En términos desestacionalizados la variación trimestral es del 0,29%. El empleo ha crecido en 434.400 personas en los 12 últimos meses. La tasa anual es del 2,43%.
  • ·         La ocupación aumenta este trimestre en los Servicios (227.300 más), en la Construcción (45.600) y en la Industria (15.700), y desciende en la Agricultura (17.200 menos). En el último año el empleo ha subido en los Servicios (439.100 ocupados más) y en la Agricultura (19.800), mientras que ha bajado en la Construcción (15.700 ocupados menos) y en la Industria (8.800).
  • ·         El número de parados baja este trimestre en 216.700 personas (–4,52%) y se sitúa en 4.574.700. En términos desestacionalizados la variación trimestral es del –1,90%. En los 12 últimos meses el paro ha disminuido en 574.300 personas (–11,15%).
  • ·         El número de activos aumenta este trimestre en 54.600, hasta 22.875.700. La tasa de actividad sube 12 centésimas y se sitúa en el 59,41%. En el último año la población activa ha descendido en 139.900 personas.


Si se pudiera mantener este ritmo de creación de empleo, la lógica indica  que la temporalidad y la precariedad también se verían sustancialmente reducidas. Menos gente buscando trabajo obligaría a las empresas que necesitan trabajadores, en caso de no encontrar tan fácilmente mano de obra, a mejorar las condiciones. Esto es lo que dice la lógica “mercantilista”, pero la experiencia es la que, basándonos en la observación, debe determinar si esto es real o no. Por lo menos en nuestro país. Mientras que el mercado se ajusta automáticamente o no, la gente sigue pasándolo mal, y no todo indica que los sueldos vayan a subir.

 No obstante, hemos de ser cautelosos y no caer en la euforia desmedida. No olvidemos, por ejemplo, que la tasa de paro entre los menores de 25 años es del 46,48% o que la población activa ha caído este último año en 139.900 personas

No hay comentarios:

Publicar un comentario