miércoles, 18 de enero de 2017

¿Cómo evaluar las competencias digitales?

¿Conocemos nuestro nivel de competencias digitales? Ya no se trata de escribir una carta en un procesador de textos o realizar una hoja de cálculo en Excel. Las competencias digitales van mucho más allá. Hablamos de navegar por Internet para obtener información productiva, de cuidar nuestra salud a la hora de usar las TIC ( evitar el bullying es una competencia necesaria, sobre todo en nuestros adolescentes) o, en caso más avanzados, incluso conocer el idioma de la programación.  
El Instituto de Prospectiva Tecnológica (IPTS) de la Comisión Europea tiene elaborada una propuesta de marco común de Competencia Digital como parte del proyecto DIGCOMP (Proyecto para la Identificación y Validación a nivel europeo de la Competencia Digital). Consultando el artículo “DIGCOMP: a Framework for Developing and Understanding Digital Competence in Europe” se puede obtener información muy interesante en relación a dichas habilidades. Como podemos leer, se establece la existencia de tres tipos de usuarios de la tecnología en función de sus habilidades. A saber:
  • Habilidades TIC profesionales (ICT practitioner skills). Las poseen usuarios que son capaces de buscar, desarrollar, planificar, dirigir, consultar y/o instalar servicios TIC.
  • Habilidades TIC usuario (ICT user skills). Permiten el dominio de dispositivos y herramientas tecnológicas por un individuo que se apoya en ellas para su trabajo.
  • Habilidades de e-liderazgo (e-Business skills, also called e-leadership skills). Aquí agrupamos las capacidades relacionadas con encontrar oportunidades de negocio dentro del sector TIC.
Se trata de determinar las competencias digitales no solo desde el ámbito profesional, sino incluso desde nuestro día a día como ciudadanos.  Saber pedir cita al médico o adjuntar tu currículum en un portal son competencias digitales ambas, pero una está relacionada con nuestro ámbito de trabajo y la otra con nuestro papel de usuario de los servicios de la administración pública. ¿Y proteger tu identidad digital, sería una competencia? Desde luego que sí, y muy importante.
Este marco común de competencias digitales está formado, por tanto, por veintiuna competencias en total, agrupadas en cinco áreas. Estas áreas y sus distintas competencias son:
  1. Información:
    1. Navegación, búsqueda y selección de la información.
    2. Evaluación de la información.
    3. Almacenamiento y recuperación de la información.


  1. Comunicación:
    1. Interactuar a través de las tecnologías.
    2. Compartir e intercambiar  contenidos.
    3. Participar en la ciudadanía online (Engaging in online citizenship). Aquí estaríamos hablando de gestiones administrativas en red a nivel de bancos, pedir cita en el médico, etc.
    4. Colaborar a través de canales digitales.
    5. Normas de comportamiento (Nequitte).
    6. La gestión de la identidad digital.
  1. Creación de contenidos:
    1. El desarrollo de contenidos.
    2. Integración y reelaboración.
    3. Derechos de autor y licencias.
    4. La producción de multimedia y salidas creativas.
    5. Programación.
  1. Seguridad:
    1. Protección de dispositivos.
    2. Protección de los datos y de la identidad digital.
    3. Protección de la salud.
    4. Proteger el entorno.
  1. Resolución de problemas:
    1. Solución de problemas técnicos.
    2. Identificación de las necesidades y las respuestas tecnológicas.
    3. La innovación y la creatividad mediante la tecnología.
    4. Identificación de lagunas en competencia digital.

Veamos un esquema:


En el siguiente enlace podrás acceder a una herramienta de evaluación de competencias digitales creadas por Andalucía Compromiso Digital. http://digcomp.andaluciaesdigital.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario