viernes, 20 de febrero de 2015

Interesante charla sobre coaching y creatividad: reflexiones

El pasado jueves 19 de febrero celebramos una interesante charla en #eproformtv sobre Coaching y Creatividad. Para ello, tuvimos la suerte de contar con Diego Serrano, un experto coach profesional que además es formador y orientador profesional. Aunque ya nos conocíamos vía redes sociales, tuve la oportunidad de desvirtualizarlo en unas jornadas organizadas por “Lanzaderas de empleo Almería”. Diego participaba con una ponencia sobre creatividad y el tema me pareció tan interesante que no pude resistir la tentación de ofrecerle la posibilidad de organizar un hangout para hablar no sólo de la creatividad, sino también del tan famoso coaching.

Yo siempre entendí el coaching como algo sofisticado orientado al mundo de los negocios; se me representaba, cuando escuchaba esta palabra inglesa, un cuadro lleno de  altos ejecutivos bloqueados que buscaban a una persona que los iluminara por los inexorables caminos hacia el éxito. Con el 2.0 ha surgido una inmensa burbuja, y parece que el coaching vive un repunte sin igual inflado por el carácter exponencial de la red; además, no podemos obviar el hecho de que orientadores laborales/coachs  tan famosos como Yoriento han ayudado a expandir, más si cabe, esta disciplina.

Lo comentaba con Diego antes de iniciar la emisión en directo: parece que el coaching sirve para todos los ámbitos de la vida y, quizás, uno se pierde entre tanta madeja. Sin embargo, esto no le resta importancia ni valor, puesto que un buen coach pone a disposición del interesado unas herramientas interesantes para plantearse, por lo menos, ciertas cosas importantes en la vida.

El origen del coaching arranca con el libro de Timothy Gallway “El juego interior del tenis”. Por lo visto, había algo que bloqueaba a los jugadores y no era precisamente su preparación física. El nivel emocional, la actitud mental ante la competición, era algo tan importante como entrenar el cuerpo y la técnica. Luego saltó al mundo de la empresa y ahí adquirió otra dimensión.

Pero podemos trasladar el origen a un punto aún más lejano en el tiempo, pues ya con la mayéutica socrática se define un método en el que, mediante preguntas por parte de un sabio, el cuestionado debía llegar por sí solo a la verdad o, mejor dicho, a contestar por sí mismo las preguntas y evolucionar en su aprendizaje. No olvidemos que mayéutica significa ‘dar a luz’, y eso es en realidad lo que se buscaba, que en la persona aflorara el  conocimiento.
¿Cuál sería la verdad hoy en día? Pues, a nivel particular, podríamos establecer que la verdad - no en términos filosóficos o metáfisicos- sería enfocar bien nuestros objetivos, saber hacia dónde vamos, quiénes somos y cuáles son nuestras motivaciones. No hablamos de buscarle sentido al universo en general, sino al nuestro en particular. Y esto se puede aplicar al nivel deportivo, profesional o para afrontar el desempleo.

Diego también nos habló de la creatividad y de algunas herramientas conocidas para incrementarla. Desde la lluvia de ideas o hasta otras vías potenciadas por empresas como Toyota, la creatividad se ha convertido en algo extremadamente necesario en nuestra sociedad actual. Trabajar en equipo y cooperar entre todos forman parte de una liturgia muy necesaria para potenciar un espíritu creativo que, si lo vemos desde la mirada puramente empresarial, se convierte en un arma indispensable para incrementar la productividad.  

Bueno, no me demoro más. Os dejo con la charla que, por lo menos a mí, me pareció altamente interesante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario