jueves, 14 de abril de 2016

La cultura de compartir en Internet y la falta de colaboración de algunos

fuente: wikipedia
Internet es compartir información y conocimiento. No tiene sentido hacer un uso privativo de la red cuando nos interesa y no formar parte, a la hora de aportar, de esta gran maquinaria de generación de conocimiento que tenemos a nuestra disposición. Hace años decidí poner mi grano de arena creando un par de blogs y dedicando gran parte de mi tiempo a filtrar información interesante para poder publicarla en mis redes sociales. Es una forma de pagar a la comunidad internauta, en cierta manera, lo que obtengo todos los días de ella.

Sin embargo, siempre me encuentro situaciones de falta de colaboración en cuestiones sencillas que no cuestan ni tiempo ni dinero. Nadie está obligado, pero, en ocasiones, hay gestos que dejan mucho que desear. Uno de ellos es no contestar mensajes de bienvenida cuando se incorpora una persona a mi red de contactos en las redes. Yo suelo saludar a casi todos mis contactos -muchos se me escapan, pero lo intento y desde aquí me disculpo si no consigo llegar a todos-, por ejemplo, en Linkedin. En la mayoría de los casos no obtengo respuesta. Si me pides ser mi contacto en Linkedin y no respondes a mi saludo, no entiendo bien cuál es la motivación de compartir networking. No pretendo vender nada, solo ser educado, y no olvidemos que la idea de las redes sociales es interactuar.  

Otras veces, debido a los distintos trabajos de investigación y artículos que escribo, he solicitado entrevistar a alguien. En el 98% de los casos la respuesta ha sido positiva. No se puede pedir un 100% de afinidad. Cuando la respuesta es negativa, la he entendido perfectamente. Me gusta que la gente también me diga que no y sus motivaciones. De todo se aprende. Pero, ¿no contestar forma parte de la respuesta? A veces he conseguido entrevistar a empresas punteras a nivel nacional, gente que creía que me iba a decir que no. ¿Quizás por eso son tan grandes, por saber escuchar a su audiencia? No sé. En fin, a mí muchas veces se me pasa un mensaje, como os he comentado. La vorágine de la red es lo que tiene. Será ese el motivo. Como diría Edgar Allan Poe en El Cuervo: <<será eso, nada más>>.


Por suerte, en la red he encontrado grandes profesionales de los que aprender, pero a veces me pregunto si sabemos cómo funciona la red, o si, simplemente, nos dejamos llevar por las modas de compartir información como locos, acumular contactos e interactuar poco con la gente. Internet no deja de ser un canal de comunicación bidireccional en el que las personas somos protagonistas. 

2 comentarios:

  1. A veces hay de todo, si bien es cierto que hay un gran desconocimiento sobre cómo usar Redes Sociales, y en concreto LinkedIn, y lo que supone el Networking.
    La mayoría de usuarios cree que consiste en volcar su CV y olvidarse de él esperando que alguien misteriosamente llegue a su perfil y le ofrezca un trabajo y requiere mucho más, se trata de mostrar tu valor como profesional, tanto apoyando tu perfil con documentos como aportando artículos de interés (propios o de terceros), e interactuar para crear una red de contactos.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo, Jorge. Gracias por el comentario.

    ResponderEliminar