lunes, 24 de diciembre de 2012

Mercado laboral: tendencias para el 2013


Publicado en Noticias de Almería.

Parece que si el 2012 ha sido nefasto para el empleo, el 2013 no plantea un panorama más halagüeño.  La encuesta de población activa roza los 6 millones de desempleados y nuestra economía no tiene intención de iniciar el crecimiento. Además, es obvio que estamos al inicio de una nueva etapa en la que el sistema productivo de los países desarrollados depende cada vez más de lo que se conoce como la economía del conocimiento (todo esto al margen de la crisis). En este ámbito y en otros parece ser que, como dice el economista Santiago Niño Becerra, cada vez hace falta menos gente para crear una unidad de PIB.  La robotización y las nuevas tecnologías aumentan la productividad, pero vemos cómo las máquinas sustituyen a las personas;  y esas personas que buscan empleo y que antes lo encontraban en la construcción o en otros sectores,  ya no lo encuentran en el modelo actual, profundamente desindustrializado debido a la deslocalización y con un sector servicios debilitado por la caída de la demanda interna.  La  sociedad, la política y la economía, o sea, el sistema en su conjunto, está en una profunda depresión.
Sin ánimo de parecer un seguidor del Ludismo -aquel movimiento cuyos activistas se dedicaban a destruir la maquinaria que les quitaba el trabajo allá por la Inglaterra siglo XIX-,  este cambio de paradigma en la economía productiva necesita ser afrontado con capacidad crítica. Según muchos estudios, la mayoría de los puestos de trabajo que se demandarán en el futuro no están inventados  ahora mismo.  Con esto lo digo todo. Si antes, cuando eras niño, decías qué es lo que querías ser de mayor, al día de hoy una buena respuesta sería: “No se ha inventado todavía”. Es difícil idear así un sistema formativo que piden que se oriente al mercado o implementar una orientación laboral del todo eficiente inmersos en esta realidad.
Hace unos días, leía en el periódico de información económica Expansión un artículo que hablaba sobre el mercado laboral que nos esperará en 2013. Dentro de los empleos que posiblemente se demandarán más, comentaba el artículo, estaban los relacionados con las nuevas tecnologías, entre los que se destacaba uno que se ha hecho muy popular en la actualidad: el de Community Manager. Una actividad tan común ahora como dinamizar y gestionar las redes sociales, no se  conocía hace unos años. Administrar tales  redes o saber posicionar bien las páginas web en los buscadores -lo que se conoce como SEO (Search Engine Optimization-, son necesidades que se encuentran las empresas en la era de Internet; lo mismo que la tecnología de los teléfonos móviles o los distintos dispositivos que utilizamos en la vida diaria para conectarnos a la red.  Pero es evidente que estas profesiones no requieren colocar a seis millones de desempleados, sino muchísimos menos. Y es aquí donde encontramos  el gran desafío al que nos vemos abocados: se crea muy poco empleo y éste es muy especializado.
Lo que podemos interpretar de las nuevas tendencias del mercado laboral, sin entrar en los recortes y en las políticas económicas que ya he analizado en otros artículos, es que todo ha cambiado muy deprisa y, lo que es más importante, sigue cambiando a un ritmo acelerado. La formación y la innovación siempre han sido la receta para poder disminuir las incertidumbres de este mundo cambiante, aunque muchas veces no sé si es suficiente.
Otro aspecto que parece que se ha establecido cual dogma es la temporalidad en el empleo. Ya sí es del todo verdad el típico dicho que escuchaba  yo a los abuelos y que rezaba así: “Hijo, lo único seguro que hay en la vida es morirse”. Es cierto,  porque en relación a la estabilidad laboral, parece ser que no. A más temporalidad surgen también más analistas y profesionales que establecen que una buena manera de afrontar el desarrollo profesional de cada uno es el autoempleo. Lo relacionado con el emprendizaje y el autoempleo  es, a mi entender, un sector que puede mover algo de empleo el año que viene, sin olvidar, claro está,  todo lo que tenga que ver con la internacionalización  de la empresa. De nuevo, nos encontramos con empleos altamente cualificados  y más bien escasos.
El artículo de Expansión también recoge la importancia de empleos relacionados con el mundo de la tecnología verde. Estos están relacionados con  reciclaje, las  energías renovables, etc., que parece que, debido a la escasez de los recursos existentes, se van a convertir en una necesidad más. Por lo tanto, encontramos dos necesidades acuciantes del mundo actual: la escasez de recursos y el exceso de información en la red. Si me permiten atreverme a pronosticar nuevos yacimientos de empleo, estos pivotarán en saber gestionar tal exceso por un lado, y tal escasez, por otro. Pero sólo estoy aventurando un pronóstico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario