martes, 16 de diciembre de 2014

Nuevo subsidio para desempleados de larga duración




La situación de desempleo en España es un problema enorme, pero si añadimos la falta de cobertura de los desempleados, entonces nos encontramos con una tragedia mayor.  Ya hablé hace tiempo de un estudio elaborado por la OIT sobre el tema, y resumía, de forma esquemática, nuestra situación en varios puntos:

  • Desde el inicio de la crisis se han perdido más de 4,5 millones de empleos.
  • La tasa de desempleo es de más del 24%.
  • La Tasa de desempleo de los jóvenes es superior al 50 por ciento. Tenemos el  segundo valor más elevado de la Unión Europea (después de Grecia).
  • Más del 60 por ciento de las personas que buscan trabajo llevan desempleadas más de un año, y el 42 por ciento, más de dos años.
  • A principios de 2014  había en España 1,8 millones de hogares en los que todos los miembros estaban sin empleo y, de ellos, un millón no contaba con ninguna ayuda  económica.


Este último punto, la cantidad de personas que no reciben ningún tipo de ayuda, es el motivo principal que ha impulsado un acuerdo entregobierno y agente sociales para aprobar una nueva ayuda o subsidio.  Tendrá las siguientes características:


  • Asciende a unos 426 euros que podrán percibir durante seis meses los parados de larga duración, o sea, los que lleven  al menos 12 meses en paro.

  • Los  beneficiarios de esta ayuda deberán realizar un itinerario personalizado de inserción que abarcará planes de formación y recualificación.


“Durante el tiempo que dura la prestación económica, la persona encuentra un empleo, podrá hacer compatibles ambas cosas. En ese caso, la ayuda serviría para abaratar el coste económico del trabajador: se detraería del sueldo que cobre. Es decir, si a una persona le ofrecen un sueldo de mil euros, de ellos 426 serán pagados por el Servicio Público de Empleo. De esta forma, el empresario abonaría menos dinero. Será, además, acumulable a todas las bonificaciones a la contratación que ya existen, aunque se fijará un límite”.


  • El beneficiario tiene que tener al menos un familiar a su cargo.

  • Quien solicite esta ayuda no puede tener ingresos superiores al 75% del IPREM (más o menos 480 euros mensuales) y debe llevar al menos seis meses sin percibir ninguna prestación.

  • La entrada en vigor de esta medida será en enero de 2015, y la duración se estima hasta el 15 de abril de 2016.

  • Se cree que el número de beneficiarios oscilará entre 400.000 y 450.000 personas.



Es necesario que esta ayuda se implemente consultando a las comunidades autónomas, al fin y al cabo son ellas las que desarrollan las políticas activas de empleo. El coste económico de esta medida se calcula – por parte del gobierno- en poco más de 1000 millones de euros. La pregunta, como siempre, es si no es más útil utilizar ese dinero para crear empleo digno a la gente en riesgo de exclusión; evidentemente con 400 euros por beneficiario no da para mucho. Además, es necesario reforzar los servicios públicos de empleo con técnicos  que atienda a estas personas, ¿se hará? ¿Realmente se dotará de técnicos especializados dicho programa para incrementar el seguimiento y el buen desarrollo de los itinerarios de inserción?




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada