viernes, 11 de septiembre de 2015

España: la cultura de echar horas no funciona



La gente que echa muchas más horas de las que su jornada laboral oficial estipula suele regirse por las siguientes obligaciones:
  • ·         No le da tiempo en su jornada ordinaria y necesita emplearse más a fondo unas cuantas horas más. En este caso, si se convierte en norma, estamos ante un problema de  productividad o bien de falta de personal de apoyo. Son causas muy diferentes, como vemos.
  • ·         Echar horas está bien visto ante muchos jefes, por lo que, aunque no haya mucho que hacer, siempre es bueno estar más tiempo para intentar agradar.  Esto indica una falta de planificación de los objetivos realista y concreta, porque calentar sitio nunca ha sido señal de que las cosas vayan bien.
  • ·         Es autónomo y no le queda más remedio porque no  llega ni para cubrir un sueldo.
  • Según las últimas noticias, la jornada laboral española es larga e improductiva. Se pierde mucho tiempo, alrededor del 20% de la jornada del trabajador. Además, confirmando varias de mis sospechas anteriormente expuestas, el “35% de la jornada laboral se dedica en España a tareas que, aunque son necesarias, no aportan rentabilidad a la empresa. De los trabajadores que pasan más tiempo en su trabajo, seis de cada diez lo hacen por miedo a perder su empleo, mientras que el 24% se queda en su puesto por falta de personal”.
Si se hace por miedo tenemos un problema, pero si falta personal, en un país con el paro que hay, tenemos otro. Que se tenga a una persona trabajando por tres con sueldo de media jornada sólo nos puede abocar a un trabajador frustrado, y a una pérdida de negocio para la empresa, porque es imposible, por muy bueno que sea el empleado, que tenga superpoderes para afrontar carga de trabajo propia de varias personas.
El artículo nos aconseja lo siguiente:
“La desconexión durante el año es básica para los trabajadores, ya que esta beneficia el rendimiento en el trabajo, a la vez que refuerza la vida familiar. Además, destaca la importancia de la organización, incluso desde el día anterior a la incorporación al puesto de trabajo. Así, una buena planificación permitirá alcanzar las metas, afectará a la motivación, al rendimiento y a los resultados del año”.

Asimismo, del mismo modo, al día de hoy, los profesionales tenemos que dedicar cada vez más tiempo libre a ponernos al día en nuevos conocimientos. Lo que hay es un aumento del conocimiento y, por lo tanto, de la exigencia. Con jornadas de doce horas seis días a la semana es muy difícil que una persona tenga fuerzas para formarse, descansar y llevar una vida normal.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada