martes, 1 de septiembre de 2015

Currículum en 140 caracteres y el valor de lo concreto en la red




Reducir el currículum a la máxima expresión está a la orden del día. En un mundo de exceso de información, parece ser que el dicho “lo bueno si es breve, dos veces bueno” se ha convertido en dogma. 


El hecho de que los reclutadores reciban miles de solicitudes de empleo está provocando un interés creciente no sólo por la brevedad, sino también por la creatividad y la diferenciación como valores añadidos. En este sentido, las redes sociales están marcando diferencia, aunque, al ser un espacio también saturado, nos obliga a reinventarnos constantemente y llamar a muchas puertas. De lo contrario, nos veremos sepultados por los contenidos de miles de personas.


Un ejemplo de currículum reducido es el que nos ofrece Twitter a través de lo que se conoce como el Tweetsume ( una faceta de esta red social que desconocía y que descubrí gracias a Emilio, responsable de la red de voluntariado digital de la provincia de Almería).
  ¿Un tweet de 140 caracteres puede resumir tu formación y experiencia profesional? Lo veo complicado, pero quizá la respuesta pueda ser afirmativa si conseguimos, tras exprimirnos la cabeza, concretar en pocas palabras la esencia de nuestra carrera. Como si fuera un slogan publicitario, el nivel de concreción que se pide es tal que más vale conocer perfectamente cuáles son nuestros mejores atributos.


Entre los consejos que se dan para optimizar los citados 140 caracteres, se encuentran los siguientes (según nos explican en el  artículo del diario 20 minutos):


1. Da un titular que te defina y que llame la atención de quien lo vea y despierte su interés en ti. Recuerda que tienes que captar la atención de los reclutadores en tres segundos.

2. Vende tus aptitudes y habilidades de forma creativa y directa.

3. Destaca a qué te dedicas, el puesto de trabajo o la especialidad que dominas.

4. Acentúa tu experiencia profesional y los años de trayectoria.

 5. Utiliza palabras que enganchen.

6. Usa hashtags como #empleo #RRHH #búsquedadeempleo o #jobseeker para posicionar tu Twesume y hacerlo visible entre los headhunters de Recursos Humanos de las empresas.

7. Añade menciones: Nombra al director de recursos humanos de la empresa en la que quieres trabajar.

8. Incluye un enlace que lleve a tu currículum o perfil en LinkedIn.

Mucho que decir para tan poco espacio, ¿no? La verdad es que me quedo con el número uno, un buen titular, y sobre todo con el número 8. El currículum en la red es algo transversal, y siempre he considerado que un buen enlace a Linkedin o, mejor aún, a tu blog profesional, es indispensable para que Twitter, Facebook o la red que se precie te ayude a difundir lo máximo tus servicios profesionales. Todo esto, como podéis ver, nos obliga a saber perfectamente qué ofrecemos. Como si fuéramos una empresa, nuestro producto tiene que estar nítidamente definido. Además, no olvidemos conocer bien las empresas y a las personas relevantes de aquellos lugares donde queremos trabajar. Enviarles un tweet quizá nos pueda abrir alguna puerta.


Ya es evidente que estar en las redes sociales, desde el punto de vista profesional, se ha convertido en algo cada vez más importante. Eso sí, nos enfrentamos a un proceso lleno de incertidumbres y de largo recorrido.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada