miércoles, 30 de diciembre de 2015

El dilema del prisionero y el nuevo escenario político




fuente: eldiario.es
El panorama político es el siguiente: pacte lo que se pacte, la mayoría de los partidos pueden  perder mucho. Veamos una serie de escenarios posibles.


Pactos PSOE- PP

En caso de que lleguen a un acuerdo, que me parecía imposible no hace mucho pero que puede ocurrir, se sustentaría en utilizar el tema catalán para justificar su acercamiento de posiciones. Se trata de la unidad nacional. La cuestión económica pasaría a un segundo plano, aunque al PP le interesa demonizar a todos los demás partidos, puesto que la recuperación, según ellos, está asentada.

Alimentar los odios identitarios entre españoles es peligroso, pero me da que será la estrategia si deciden llegar a algún acuerdo, por lo menos para mantener un año de gobierno de Rajoy hasta que aprobar los presupuestos nos lleve a unas nuevas elecciones. La otra opción será la de unas elecciones anticipadas, muy prontito, ante la incapacidad de Rajoy de conseguir mayorías, por lo que iríamos a un escenario un tanto lleno de incertidumbre pero que podría beneficiar tanto al PP como a Podemos.

Quien gana más en este hipotético pacto es el PP y quien puede perderlo todo es el PSOE. Por lo tanto, aunque la patronal y los mercados miren con buenos ojos la gran coalición, me parece, al día de hoy, muy poco probable que llegue a buen puerto. Si la gran coalición metiera la pata o no fuera capaz de afrontar las reformas necesarias de España, entonces Ciudadanos empezaría a devorar el espacio electoral del PP con más ahínco. 


Pactos PP yCiudadanos y los demás que se quieran sumar

El Partido Popular solo cuenta, hasta ahora, con la abstención de Ciudadanos. Ni las fuerzas de izquierdas ni las nacionalistas parecen estar muy por la labor de apoyar a Mariano Rajoy. Los nacionalistas catalanes, otrora grandes sostenes de los gobiernos en Madrid que no conseguían mayoría absoluta, se hallan ahora en un proceso independentista que no sabemos dónde llegará, pero que parece situarse en posiciones irreconciliables para cimentar un acuerdo con el PP. Ciudadanos está muy interesado en que no vayamos a unos nuevos comicios tan pronto, puesto que la bipolarización de la sociedad española puede hacer crecer al PP y hundir a Ciudadanos. El intento de Rivera de llegar a acuerdos de estado forma parte de su estrategia de hombre “con vocación de gobierno y sentido común”. No obstante, parece extraño que Ciudadanos se abstenga y permita gobernar a Rajoy, máxime cuando su líder enarboló los papeles de Bárcenas como flecha envenenada en el debate a cuatro de Atresmedia.

Este pacto o acuerdo tendría las patas muy cortas en cuanto tuvieran que negociar un presupuesto. Por lo tanto, deben sumar al PSOE, que no está muy por la labor.


Pactos PSOE, Podemos, IU y nacionalistas

Podemos tiene una hoja de ruta clara: para ganar las elecciones o aspirar a gobernar debe comerse el espacio electoral del PSOE. Un acuerdo programático en relación a cuestiones sociales hubiera podido acercar posiciones entre los socialistas y Podemos, pero la fuerza que ha obtenido Pablo Iglesias en Cataluña y País Vasco le ha posibilitado una estrategia bastante potente: poner como línea roja el permitir un Referéndum en Cataluña para decidir su independencia o no del resto de España. Poniendo este tema encima de la mesa, Podemos consigue que el PSOE se enfrente al dilema del prisionero: si estoy a favor, se levantan mis barones regionales (Susana Díaz y compañía); si estoy en contra pero tampoco pacto con PP y Ciudadanos, voy a elecciones anticipadas y puedo perder mucho voto.

Creo que el PSOE se encuentra en una fuerte encrucijada y eso Podemos lo sabe. Tensando la cuerda, obliga a posicionarse a los socialistas en relación al derecho a decidir, un tema muy peliagudo que, y no me gusta nada, llegará un momento que centrará todo el debate político y puede hacer parecer que es Pedro Sánchez el que no quiere echar al PP del poder por una cuestión tan “sencilla” como aceptar el derecho de autodeterminación de los catalanes. ¿Qué pasa con el paro? ¿Y la pobreza energética?  También se han puesto encima de la mesa, pero se habla menos de estos temas. 


Escenario futuro que preveo

Por un lado, o elecciones anticipadas o una legislatura muy corta; por otro, una nueva campaña en la que se buscará crear unos bloques en función a la cuestión territorial, lo cual puede beneficial al PP y perjudicar a todos los demás. Pero todo esto está por ver.

Lecturas que te pueden interesar





No hay comentarios:

Publicar un comentario