jueves, 11 de junio de 2020

Nueva Zelanda y sus recomendaciones para hacer frente a la COVID-19


Nueva Zelanda se ha  presentado ante el mundocomo un ejemplo de buena gestión frente a la COVID-19. De hecho, recientemente se ha declarado país libre del virus tras bastantes días sin detectar ningún positivo. Según la noticia que os enlazo, hasta el momento, Nueva Zelanda habría tenido un total de 1.154 casosconfirmados (que ascenderían a 1.504 si les sumamos los casos probables) y 22fallecidos.

Diferencia entre eliminación y erradicación del virus

Nueva Zelanda puede declarar la eliminación del virus, o sea, que existe una ausencia de la enfermedad a escala nacional. No obstante, erradicación es un concepto global en el que se establece si una enfermedad ha desaparecido por completo en el mundo o no. Un ejemplo de erradicación es el de la viruela.

¿Qué se debe hacer para mantener el virus a raya?

Según los epidemiólogos neozelandeses, es importante la detección temprana. Una vez abiertas las fronteras, la detección temprana y el aislamiento permitirán evitar la expansión de la enfermedad y que aparezcan nuevos brotes. En este sentido, los puertos, aeropuertos y las instalaciones donde deben guardar cuarentena los sospechosos de estar infectados se convierten en lugares de máximo riesgo y necesitados de un control exhaustivo.

Además del control fronterizo y la necesidad evidente de detección temprana y aislamiento de casos, los expertos dan una serie de recomendaciones que, creo, son importantes:

     Uso obligatorio de mascarillas en determinadas zonas, como el transporte público, por ejemplo. Está demostrada la eficacia de las mascarillas aunque sean de tela. Espero que esto no se vuelva a cuestionar más. Fue el gran error de España.
     Mejorar el rastreo con el uso de herramientas tecnológicas. Las que existen ahora no son eficaces, por lo menos, las de Singapur y Nueva Zelanda.
     Gestionar las fronteras según parámetros científicos. La cuarentena de 14 días sigue siendo la principal recomendación, que podría eliminarse para aquellos viajeros que procedan de países donde también se haya eliminado el virus. Aquí en España el control de fronteras se ha supeditado a nuestro interés económico como país eminentemente turístico. ¿Qué piensan los científicos sobre que en julio se abran fronteras? Esa es la pregunta.
     Creación de una agencia eficaz de salud pública para evaluar lo que se ha hecho ante la COVID-19 y qué se puede mejorar de cara a futuras pandemias.
     Y, por último, cito textualmente, “comprometerse con la realización de transformaciones profundas para evitar las grandes amenazas globales”, que se resumen en: “El COVID-19 está teniendo unos efectos sociales y sanitarios devastadores en todo el mundo. Y aunque pudiera controlarse gracias a una vacuna o a tratamientos antivirales, seguirá habiendo otras grandes amenazas sanitarias como, por ejemplo, el cambio climático, la pérdida de diversidad biológica o amenazas a nuestra existencia tales como la posibilidad de que los avances en biología sintética den lugar a otras pandemias. Todas estas amenazas exigen atención de forma urgente. El fin del confinamiento ofrece la posibilidad de realizar una transformación sostenible de nuestra economía; una transformación que sea compatible con objetivos sanitarios, sociales y medioambientales más amplios.”


No hay comentarios:

Publicar un comentario