viernes, 25 de enero de 2013

Las redes sociales y los 6 grados de separación


Aunque sea en el mundo virtual, nadie duda de que las redes  residentes en Internet nos han acercado a infinidad de gente o, mejor dicho, nos ha sumergido  en un mundo hiperconectado a diferentes grupos de personas  que nos ha permitido ampliar, inexorablemente,  nuestro mundo relacional mucho más que en otras épocas.  Pero, en realidad, esto de las redes sociales no es nuevo y, desde luego,  es muy anterior  a inventos como Facebook o Twitter. Hablo de  nuestra red personal, la que nos une con los distintos círculos de personas que forman parte de nuestras vidas: familia, amigos, compañeros de trabajo y un largo etcétera. En esta  vida offline -por decirlo de alguna manera, porque cada vez más las relaciones entre lo online y lo offline tienden a diferenciarse poco-, una de las características del ser humano es que es un animal social. Necesitamos relacionarnos con los demás.

Pero, ¿cómo nos conectamos con gente que no está directamente insertada en  nuestros primeros grados de cercanía? O, para ser más gráficos,  si quisiéramos enviar un mensaje, ¿llegaría a cualquier persona de la Tierra?

Según la teoría de los 6 grados de separación, sí. Y es que nos encontramos, según esta teoría, a tan sólo seis pasos de poder contactar con quién sea en el planeta.  La teoría de los 6 grados de separación la desarrolló el sociólogo Duncan J. Watts  en el libro "Seis grados: la ciencia de una edad conectada" (2003). Y la cuestión es más sencilla de lo que creemos: si cada individuo conoce a una media de 100 personas, y esas cien personas a otras cien, vamos multiplicando y vemos cómo, en realidad, todos estamos más cerca de lo que a priori podíamos imaginar.

La teoría de los 6 grados ha cogido vital fuerza gracias a la aparición de las redes sociales del ciberespacio, ya que, desde entonces, el contactar con casi cualquier persona que se encuentre en ellas se torna muy accesible; tanto, que incluso podríamos saltarnos  algunos de esos 6 grados. De hecho, Facebook llegó a realizar un experimento llamado “Anatomy of Facebook” para sacar el promedio de cuántos eslabones hay entre cualquier usuario y otro. El experimento data del 2011 y por entonces Facebook tenía poco más de 700 millones de usuarios. Excluyendo a celebridades y famosos, el experimento demostró no sólo no que estuviéramos a 6 grados de separación de las personas, sino incluso a menos, a unos 4,75 eslabones.

Lo más interesante de todo esto no es sólo conocer cómo contactan con nosotros, o nosotros con la gente, sino el grado de influencia que tiene en nuestra vida la red social que vamos tejiendo. Es posible que si fumamos,  hacemos deporte o veamos determinadas películas, éstas se conviertan en acciones que, en parte,  afecten a nuestros círculos.

Sobre esta cuestión, el cómo nos afecta nuestra red social (no en  Internet, sino en el mundo offline) hablaron hace tiempo  en  el programa “Redes” Eduardo Punset y James Fowler, especialista en redes sociales  de la Universidad de California en San Diego. El programa se llamó El poder de las Redes Sociales” y merece la pena verlo. 
Os dejo el vídeo a continuación.




4 comentarios:

  1. muy buen blog, todo expresado de una manera amena y correcta, facil y divertido de leer ;))
    tengo un blog sobre los seis grados de separacion y las redes sociales, puedes echarle un vistazo y opinar en www.es.vbbadirect.com/blog

    ResponderEliminar
  2. Hola:
    Muchas gracias por el comentario Stephanie, tu blog también es interesante. El tema de los 6 grados de separación es fascinante. Un saludo!

    ResponderEliminar