martes, 28 de mayo de 2013

HIPERCONEXIÓN GLOBAL

La semana pasada pude leer en la prensa un artículo que profetizaba  el advenimiento de  un futuro  tecnológico caracterizado por la “era de los sensores y la hiperconexiónglobal”  (). Está claro que cada vez nos conectamos más desde el teléfono móvil,  dispositivo convertido en un auténtico  ordenador de mano. Tradicionalmente la evolución de los móviles era hacerlos más pequeños - qué tiempos-, hoy en día es que sean cada vez más grandes y con más aplicaciones.

A nivel de uso,  hemos fusionado nuestra identidad personal tanto a la red que es difícil encontrar un momento del día en el que no estemos pendientes de lo que ocurre por el ciberespacio. Tan sólo tenemos que sacar el móvil y empezar a teclear para estar al tanto de lo que dicen nuestros contactos, la última noticia en la prensa, consultar el correo o cualquier otra actividad que se precie.  Ya es del todo  normal ver  en restaurantes o autobuses a personas ensimismadas en su móvil,  pero, es lógico, estamos en una nueva era en el mundo de la comunicación

Según sigo leyendo  en la noticia, “al comienzo de la próxima década habrá 20.000 millones de dispositivos inalámbricos conectados -no sólo móviles, también cámaras o micrófonos- recopilando y generando datos”. Uf, da vértigo este dato. Millones de dispositivos y millones de personas  unidos a una red con toneladas de paquetes de información. El gran reto no será ya usar estos dispositivos, sino poder filtrar la información y darle una forma que interese a un tercero. Ése creo que es el gran reto de las profesiones del futuro.
Como ya os comentaba con la cuestión de las gafas de Google, la fusión entre tecnología y ser humano es cada vez más una realidad. ¿Podremos vivir sin tecnología o, más concretamente, sin Internet? Seguramente sí, pero nos perderíamos mucho. Aspectos como la geolocalización ya transforman la forma en la que nos movemos por las ciudades, así como el correo electrónico modificó nuestra forma de trabajar o las videoconferencias, nuestro concepto de reunión de trabajo.  La evolución  y la innovación en la tecnología se dirigen hacia una mayor humanización y adaptabilidad a los usos de las personas, por lo menos, es lo que veo. Otros pensarán que la tecnología nos robotiza y deshumaniza. Opiniones hay para todos los gustos.

Mi pensamiento siempre ha sido que Internet no aísla, te hiperconecta. Nunca ha habido tantas facilidades para conectarte con los allegados en la distancia, burlando así la cuestión espacio- tiempo que el ser humano lleva tantos siglos luchando por derribar. El desarrollo de las comunicaciones - desde un coche hasta la radio- está destinado a eliminar distancia y favorecer nuestra conectividad. Marshall McLuhan, que ya cité hace unos meses en  este blog, hablaba de que los medios de comunicación son extensiones del cuerpo humano. Además, este autor también es famoso por acuñar el término de aldea global, referido a  ese espacio en el que, inexorablemente, viviremos como consecuencia del desarrollo de los medios de comunicación; reducir la distancia es vivir en un mundo más pequeño. ¿Puede la tecnología acercarnos mucho más a los habitantes de cada uno de los países? ¿Qué es la tecnología sino una búsqueda constante que tiene como fin  reducir nuestras limitaciones físicas? A la primera pregunta contesto que parece que sí, a pesar de la brecha digital propia que existe entre edades y posibilidades de acceso a la red  de las capas populares menos favorecidas del planeta. Hoy sabemos más los unos de los otros, de las revueltas, de las tradiciones culturales o de lo que pasa, y esto se debe,  entre otras cosas,  a que  Internet permite captar noticias de todo el mundo. ¿Nos acercamos a una mente global?

La Revolución Tecnológica ligada a Internet  está ocurriendo delante de nuestra cara casi sin darnos cuenta. Yo, que tengo 32 años, conocí un mundo sin móviles y sin  Internet. Hoy tengo dos blogs, un Smartphone y perfiles en multitud de redes sociales  que me permiten desarrollar mi propio proyecto profesional.  ¿Hacia dónde vamos?  Pues no lo sé, es un futuro incierto lleno de posibilidades y de abismos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario