jueves, 20 de junio de 2013

Libro en papel versus libro electrónico

Estaba claro que las nuevas tecnologías e Internet iban a transformar el sector cultural. La Red ha sido la  “bestia negra” de la industria musical y cinematográfica y ahora parece que el sector del libro se muestra, mayoritariamente, receloso ante el fenómeno. El motivo es el de siempre: la piratería. Aunque  no sólo de copiar libros y no comprarlos vive el “enemigo de los libros”. Amazon , el todopoderoso de Internet, está en el centro de la diana por ser una empresa domiciliada en países de baja presión fiscal, lo que le permite,  al ser tan bajos los costes,  funcionar con unos precios que rompen el sector en muchos países. De hecho, la ministra de cultura francesa ya ha dicho que están “hartos de Amazon” . Como veis, la polémica ya está servida.

Yo soy un enamorado de los libros de papel. Me gusta comprarlos y leerlos. Cada libro es diferente y el tacto es una sensación que no se puede igualar a la frialdad de una pantalla. Pero, después de que me regalaran un e-book y teniendo en cuenta mi afición por los blogs y las redes sociales, me di cuenta de que el futuro pasaba por lo digital, reservando el papel a un ámbito cada vez más romántico y residual. Yo ya no leo periódicos en papel, no sólo porque acceda a la prensa en la red gratis, sino porque el papel no me permite compartir, no me permite trabajar la información.  Y lo mismo pasa con los libros, sobre todo con los que leo y de los que luego me apetece escribir en los blogs.

Es deseable que la industria editorial no cometa los errores de la industria musical  y cinematográfica y se ponga a insultar a los lectores de libros electrónicos, como en su tiempo hicieron los otros tachándonos a todos los internautas de piratas y replicando que en España lo queremos todo gratis, a pesar de lo que pagamos por la conexión a Internet, que ya es una pasta. La idea es adaptarse a los cambios y no pretender vender un libro digital al precio de uno de papel. Aunque piratería siempre hay y habrá, el que ama la lectura terminará comprando aquel libro que le interese.

Las librerías para mí son algo sagrado y no las veo sustituyendo los libros de papel por otros formatos. Por eso creo que seguirán funcionando, con menos libros, con ediciones más limitadas, pero, ¿renunciaremos al placer de pasear entre novelas, ensayos, cómics o guías de viajes como exploradores en busca del tesoro?

Sé que el papel es un invento para reunir la información que se ha quedado totalmente desfasado, pero la fotografía o el cine no terminaron con la pintura. Quizás los románticos sigamos leyendo libros en papel, pero, en mi caso, me veo combinando cada lectura con los centenares y miles de libros que puedo adquirir a través de Internet.


Y vosotros, ¿sois de libros en papel o de la era digital? Y otra pregunta: ¿cómo consideráis que será la adaptación del sector editorial y librero ante esta realidad?

Fuente de la imagen: Wikipedia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario