jueves, 29 de agosto de 2013

LA TASA DE ACTIVIDAD EMPRENDEDORA EN ESPAÑA

Ante la duda existente sobre si se emprende mucho o poco en España- o si la creación de nuevas empresas se debe más a la necesidad que a la vocación de nuestros nuevos empresarios-, vamos a analizar algunos conceptos clave sobre  la tasa de actividad emprendedora.

La Tasa de Actividad Emprendedora ( TAE) es un índice elaborado por GEM (Global Entrepreneurship Monitor)  observatorio de tipo internacional que nace, citando textualmente de su página web, para:  cubrir la falta de información en torno al fenómeno emprendedor, en un momento en que los gobiernos de los países más desarrollados comienzan a vislumbrar la figura del emprendedor como clave para paliar los efectos que se van produciendo en los mercados laborales como consecuencia del propio desarrollo.  La TAE se calcula con carácter anual y viene acompañada de un exhaustivo estudio sobre el ámbito del emprendedor. Vamos a ir diseccionando algunos de los principales  datos que el estudio de 2012 arroja.

Para el GEM, el  proceso de emprender consta de varias etapas, tal y como podéis ver en la siguiente tabla:
Fuente: GEM
Para establecer las fases de forma más clara os dejo el siguiente guion:

  • Emprendedor potencial: Parte de la población que ha expresado su intención de emprender en los próximos 3 años.
  • Emprendedor naciente: iniciativas que se hallan en fase de despegue: no han pagado salarios de más de 3 meses, sobre la población de 18 a 64 años de edad
  • Emprendimiento nuevo: iniciativas que se hallen en fase de consolidación entre 3 y 42 meses de actividad económica, sobre la población de 18-64 años de edad.
  • Empresa consolidada: empresa que ha superado las fases anteriores y llevan más de 42 meses operando en el mercado, sobre la población de 18-64 años de edad.


Según el estudio,  España se caracteriza por una cultura que, aunque  está bien dotada para montar pequeños negocios, tiene bastante aversión al riesgo  y “escasa capacidad de percepción de  oportunidades y espíritu competitivo”. Además, la clase empresarial tampoco suele tener buena prense entre los españoles, cosa que escuchando a algunos representantes de la patronal no me extraña. Pero eso daría para otro debate.

La tasa de emprendedores potenciales se sitúa en España, para el año 2012, en el 12,05% de la población adulta; la de iniciativas en fase inicial  en el 5,7% y la de actividades consolidadas en el 8,74%. Todo esto  significa que uno de cada cuatro adultos ( 26,48%) ha estado activo en una u otra etapa del proceso anteriormente expuesto

Fuente: GEM
Para el GEM, la TAE en sentido estricto sería la que responde a las iniciativas en fase inicial, por lo que cuando hablamos de TAE española para el año 2012 debemos centrarnos en la siguiente cifra: 5,7%.

Si nos centramos más en cuestiones de edad, se ve que los más jóvenes tienen más espíritu emprendedor, ya que la tasa de empresas nóveles de nueva creación aumentó en 2012 un 9,34% con respecto al año anterior. Pero esto no cambia la tendencia negativa. La tasa de relevo empresarial es baja y el incremento de abandono empresarial también es notable con respecto a años anteriores.  De hecho, citando de nuevo al informe: La tasa de población adulta en España que declaraba  haber cerrado una iniciativa empresarial de la cuál eran propietarios en el último año ( 1,55%) era la más alta registrada en la última década.
En conclusión, España lleva desde 2009 destruyendo más empresas que creando.
Pero, ¿Cuál es el perfil del emprendedor medio español? ¿Qué le motiva a emprender? El estudio arroja un poco de luz a este escenario. A saber:

Motivaciones:
  • El 72% de la actividad emprendedora ha respondido a motivos de oportunidad.
  • Una cuarta parte de la actividad  responde, por  el contrario,  a la necesidad y al alto nivel de desempleo existente.

Perfil del emprendedor:
  • Predominantemente es hombre, de origen español, edad media de 38 años, con estudios secundarios,  formación específica para emprender y un nivel de renta situado en el tercio del superior.
  • La implicación de los jóvenes de entre 18 y 35 años en el emprendizaje  es mayor que los que se sitúan entre 36 y 64 años.  La  TAE del primer grupo es del 6,47% mientras que del segundo es del 5,28%.


En cuanto a la financiación, está bien conocer cuáles son las cantidades de las que hablamos cuando se inicia en España un proyecto de estas características. El capital típico que ha puesto un emprendedor para iniciar una empresa ha sido de 18.000 euros, muy por debajo de los 30.000 euros que aparecían en 2011.  La moda, o cifra más frecuente, es  de  5000 euros.
Cómo podéis observar, el fenómeno emprendedor es una realidad digna de estudio. Podéis consultar el informe íntegro pinchando aquí: 



No hay comentarios:

Publicar un comentario