lunes, 18 de noviembre de 2013

Las TIC en los hogares españoles



El Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de laSociedad de la Información (ONTSI) ha publicado su informe “Las TIC en los hogares españoles. Estudio de demanda y uso de Servicios de Telecomunicaciones y Sociedad de la Información”, que  recopila los datos obtenidos en las oleadas del Panel de Hogares entre 2004 y 2012.

La verdad es que este tipo de informes tienen bastante interés, ya que nos permiten ir siguiendo el progreso y el grado de penetración que tienen las nuevas tecnologías en los hogares españoles. Vamos a ver los principales resultados que arroja el estudio y luego comentaré cada uno de ellos:
·         “El gasto total en servicios TIC aumentó un 33 % entre 2004 y 2012 en los hogares españoles hasta alcanzar los 3.155 millones de euros.”


  • “El gasto total en servicios TIC aumentó un 33 % entre 2004 y 2012 en los hogares españoles hasta alcanzar los 3.155 millones de euros.”
  • “Los servicios TIC con un mayor incremento de penetración en los hogares españoles entre 2004 y 2012 son Internet y la telefonía móvil, que registraron un aumento de 40 y 16 puntos porcentuales, respectivamente, en dicho periodo.”
  • “El 69,9 % de la población es internauta y desde el año 2004 este indicador se ha incrementado en 28,1 puntos porcentuales. Además, se estrecha el margen entre quienes han accedido alguna vez a Internet (69,9 %) y quienes lo han hecho durante la última semana (58,2 %).”
  • “La mayoría de los usuarios (85,7 %) accede a Internet desde el hogar y es, además, el lugar de acceso que ha experimentado un mayor crecimiento desde 2004.”
  • “La mitad de los internautas utilizan las redes sociales y la mensajería instantánea.”


Como podemos ver en el primer punto, el incremento del gasto en nuevas tecnologías ligadas a la comunicación nos plantea un doble escenario: el surgimiento de oportunidades de negocio en estos sectores y el aumento del uso por parte de las familias de varios servicios múltiples, tales como telefonía, Internet, más cualquier otro que se le ofrezca “empaquetado”; el aumento constante del precio o, mejor dicho, del gasto que las familias dedican a estos servicios es consecuencia natural del incremento de estos. Si hace tiempo los móviles no tenían acceso a Internet, ahora es difícil no tener tanto el Smartphone, como el teléfono fijo y  los ordenadores conectados a través de un mismo contrato.

En el segundo punto se confirma algo cada vez más conocido: dentro de los servicios TIC,  Internet y la telefonía móvil están viviendo un crecimiento descomunal. Es posible que una cosa lleve a la otra, puesto que, si bien es verdad que los móviles ya crecían considerablemente hace años, Internet ha permitido que a través de la mensajería instantánea tipo Whatsapp una persona pueda estar constantemente conectada con sus conocidos y familiares a muy bajo coste (si lo comparamos con los sms o llamadas de pago). De hecho, no tener acceso a Internet se está convirtiendo en motivo de aislamiento, lo cual nos debe plantear lo peligroso que puede significar la brecha digital.

El tercer punto revela datos bastante interesantes: prácticamente el 70% de la población es internauta, un dato que desde el 2004 se ha visto incrementado en un 28%.
Considero que ésta es una realidad que seguirá en aumento, a pesar de la brecha digital que divide a la población en cuanto a formación y posibilidades de acceso a la red. Esta desigualdad “digital” a la que hacía alusión anteriormente puede llegar a ser preocupante, puesto que, cada vez más, saber utilizar la red y las nuevas tecnologías están siendo requerimientos necesarios no ya para acceder a puestos de trabajo, sino también para disfrutar de recursos formativos a muy bajo coste. Que mucha gente tenga acceso a Internet no quiere decir que lo utilice de forma óptima. Como veremos más adelante, el mayor uso de Internet viene del lado de la mensajería instantánea y las redes sociales, no para formarse o para trabajar. Aquí el problema  no será tanto la posibilidad de acceso a Internet -que lo es- como la formación para hacer un buen uso de él.

El cuarto punto habla del lugar predilecto para acceder a Internet. Gana el hogar por goleada. Sin embargo, no olvidemos la fuerte subida del formato móvil como instrumento de conexión. Las aplicaciones para los celulares, así como aquellas páginas webs que pueden tener una buena navegabilidad a través del teléfono, pueden posicionarse cada vez mejor.

Tal y como os comentaba, el uso mayoritario de Internet oscila entre la mensajería instantánea y las redes sociales. Es evidente, y cualquiera que diga lo contrario está fuera de la realidad, que Internet es un canal bidireccional de comunicación en el que buscamos principalmente interlocutores, amigos o personas que puedan comunicarse con nosotros.
Es cierto que en la Red buscamos información, leemos la prensa  y todo lo que se quiera –Internet, al fin y al cabo, supone un progreso del conocimiento-, pero cuando hablamos  del 2.0, nos referimos a un elemento social, y si Internet es de por sí social, cualquier marca o empresa que no tenga esto en cuenta fracasará a la hora de implementar cualquier medida o estrategia “Social Media”. Comento esto último porque veo mucha gente que todavía no entiende que las redes sociales son eso, formas de comunicarse con personas, no con máquinas. Está muy bien que hablemos de formación, de canal de venta o de lo que queráis, pero, como dice el manifiesto Clue Train, “el mercado son conversaciones”.
Tablas y gráficos de interés para visualizar mejor el contenido del estudio


 Fuente:ONTSI

No hay comentarios:

Publicar un comentario