miércoles, 5 de febrero de 2014

Facebook: 10 años acumulando información nuestra




Aún recuerdo cuando que me di de alta en Facebook. Me parecía todo excesivamente raro. Mi mente no estaba muy por la labor de entrar aquí. Ahora, pasados unos años y con la actividad tan intensa que llevo en las redes, me parece mentira mi aversión a iniciarme en este mundo.

La historia de Facebook es muy al estilo emprendedor digital de EEUU, como en su día fueron las deSteve Jobs, Bill Gates y otros tantos. Un joven Mark Zuckerberg (1984) montaba una empresa en una habitación en Harvard, y yo creo que nadie apostaba en su momento ni un céntimo a  que la red social por antonomasia llegara dónde ha llegado.

Con 1200 millones de usuarios y un valor de unos 100.000 millones, Facebook es la red máspotente del panorama social media. Sus competidores están lejos aún, aunque en este mundo digital nadie sabe cuánto tiempo tarda una empresa en acabar por los suelos y perder su predominio. ¿El secreto de tanto éxito? Siempre he supuesto que coincidió con la entrada de mucha gente que, como es de prever, luego vio muy difícil salir y perderse todo este “mundo”. Además, al ser transversal en cuanto a edades, ha ido incorporando nuevos perfiles que se alejan del típico adolescente cuelgavídeos. Es una herramienta en ocasiones compleja y pesada, pero la mayor parte de las personas que tienen Facebook no tiene por qué tener una actividad intensa en otras redes. Eso de estar en más de una no forma parte de su cultura 2.0 y en ese sentido Facebook tiene ventaja.

Como podemos leer en la prensa, “su negocio estriba en la publicidad relacionada con los gustos, amistades y opiniones de los perfiles”. Es la economía de la atención, del control de la información. Si alguien sabe del Big Data es Facebook. Sin menospreciar la fuerza de Google,  la red de Zuckerberg ha conseguido que sus usuarios desborden sinceridad a la hora de pertenecer a grupos, darle a los likes de las páginas o hacer comentarios. Facebook es un salón   con una ventana abierta a millones de hogares. Es transparencia total en nuestra información, lo cual disminuye la privacidad y aumenta el riesgo de que esos datos no se utilicen correctamente, no sólo porque se vendan a una empresa privada, sino porque todo gobierno querrá meter  -ya nos avisa Snowden que lo hacen- sus narices en este conglomerado de información tan valioso.

Facebook se ha convertido en algo polivalente: espacio de contactos para ver a tus amigos, escaparate de venta de las empresas, canal de movilización de algunos colectivos, etc. Está tan compartimentado, que se ha generado un mundo dentro del cibermundo. Si entras en Facebook, gracias a las listas y a los grupos, cada vez necesitas con menos frecuencia consultar fuera la información que te interese.

El objetivo de Mark Zuckerberg es incrementar la presencia de su red. ¿Llegará un momento en que todo internauta del mundo tenga una cuenta aquí? Es posible; no sé si veremos el Facebook de los 5000 millones de usuarios, pero 1200 millones ya me parecen un auténtico planeta.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario