jueves, 23 de enero de 2014

Intermon Oxfam denunció que la mitad de la riqueza solo la tiene el 1% de la población



 La ONG Intermon Oxfam ha publicado un informe titulado "Gobernar para las élites: secuestro democrático y desigualdad económica". Este estudio analiza pormenorizadamente  la desigualdad en el mundo y arroja datos bastante siniestros: 

  • Casi la mitad de la riqueza mundial está en manos de sólo el  1% de la  población.
  • La riqueza del 1%  de la población más rica del mundo asciende a 110 billones  de dólares, una cifra 65 veces mayor que el total de la riqueza que posee la  mitad más pobre de la población mundial.
  • La mitad más pobre de la población mundial posee la misma riqueza que las 85 personas más ricas del mundo.
  • Siete de cada diez personas viven en países donde la desigualdad económica ha aumentado en los últimos 30 años.
  • El 1% más rico de la población ha visto cómo se incrementaba su participación en la renta entre 1980 y 2012 en 24 de los 26 países de los que tenemos datos.
  • En Estados Unidos, el 1% más rico ha acumulado el 95% del crecimiento total posterior a la crisis desde 2009, mientras que el 90% más pobre de la población se ha empobrecido aún más.

Pero esa riqueza no circula del todo por los canales oficiales. Intermon calcula, además, que hay 18,5 billones de dólares (13,6 billones de euros) no registrados y en otros países de baja tributación, por lo que, en realidad, la concentración de riqueza es mucho mayor. La evasión fiscal se ha convertido en un lastre para los estados modernos que intentan implementar políticas públicas ligadas al Estado del Bienestar.

Esto nos lleva a que las élites políticas terminan sirviendo a dichas élites económicas, alejando a los Estados cada vez más de ese ideal democrático. La desigualdad genera pánico social y un incremento del clientelismo, el caciquismo y, en última instancia, del conflicto social. La concentración del poder en unas pocas manos obstaculiza la entrada de nuevas voces en el panorama democrático, reduciendo cada vez más el poder de la ciudadanía.

Oxfam teme que “si la desigualdad económica extrema no se controla, sus  consecuencias podrán ser irreversibles, dando lugar a un “monopolio  de  oportunidades” por parte de los más ricos, cuyos hijos  reclamarán los tipos  impositivos más bajos, la mejor educación y la mejor atención sanitaria. El  resultado sería la creación de una dinámica y un círculo vicioso de privilegios  que pasarían de generación en generación”.  

¿Volveremos al sistema estamental? La movilidad social está siendo cada vez más una entelequia.
La ONG propone, entre otras medidas, la necesidad de luchar contra los paraísos fiscales y la evasión de capitales, problemas enormes como bien apuntábamos anteriormente.  Pero también solicita sueldos dignos, la lucha contra la corrupción o una mayor regulación de los mercados financieros.
Con respecto a España, Intermon señala  que  es el segundo país más desigual de Europa después de Letonia. Los recortes  y la austeridad no sólo no han detenido el incremento de las desigualdades, sino que las han incrementado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario