lunes, 22 de julio de 2013

Cómo me ha ayudado Internet a perfilar mi proyecto profesional


Constantemente surgen portales e iniciativasen la red centradas en la búsqueda de empleo. Está claro que con la tasa de paro que existe en España cualquier innovación es bienvenida, so pena de caer en el exceso. Sin embargo, creo que la verdadera ayuda que puede proporcionar Internet no es tanto facilitar la búsqueda de ofertas de empleo, como el permitir crear un espacio en el que la gente pueda visualizar tu trabajo. O, dicho en otras palabras, facilita un escaparate en el que mostrar tus conocimientos y destrezas.

A mí, personalmente, me ha supuesto un cambio más radical tener un blog y un proyecto profesional a largo plazo que apuntarme a ofertas o enviar centenares de currículums por correo electrónico.  Pero no es sólo por desarrollar eso tan conocido como marca personal, sino porque el blog es, digamos, una especia de gimnasio mental en el que trabajo duro. Este entrenamiento se basa en leer mucho sobre empleo, comunicación o ciencias sociales, ámbitos en los que trabajo desde hace tiempo. Me actualizo constantemente, conecto con otros profesionales y con gente interesada en lo que hago; en resumidas cuentas, converso y aprendo, a la vez que mejoro mi conocimiento de aquellos sectores laborales de interés para mí.

Hace unas semanas decidí actualizar el blog un mínimo de 6 días a la semana y, por ahora, lo voy cumpliendo. Es duro, puesto que todos los días tienes que sentarte y calentarte la cabeza a ver qué asuntos vas a tocar. Pero, teniendo claras las áreas temáticas que te interesan, hay tanta información en la red que simplemente se necesita voluntad para actualizar diariamente este cuaderno de bitácora. 

A veces saldrán buenos artículos, otros saldrán pesados y muy malos, pero es el trabajo constante, la necesitad de analizar lo que cada día ocurre, de contarlo,  creo,  lo que debe mover a un blogger.
El mundo dedicado al empleo  ha recobrado una fuerza impresionante; mucha gente tiene sed de aprender y saber sobre recursos humanos y orientación laboral.  A la vez, por el contrario, esto ha supuesto una saturación tan enorme que, a veces, es difícil que tus contenidos, los que creas y te lleva tantas horas preparar, sean leídos por toda la gente que a ti te gustaría. Pero este aspecto cuantitativo es secundario; es más importante la opinión de gente a la que respetas profesionalmente que la cantidad de visitas de tu blog (elemento muy importante también, está claro). Cuando arrancas con un proyecto, lo que interesa es ir moldeándolo de tal forma que quede lo más perfecto posible.

Además del blog, las redes sociales han sido primordiales en mi proyecto, desde Twitter hasta Google+. Ésta última ha supuesto un giro de 180 grados a la idea primigenia que tenía en mente. ¿Por qué? Pues porque gracias a los hangouts he podido contactar con profesionales de primer nivel y darme cuenta de que lo más importante de la Red es el diálogo. Dar voz a personas interesantes cuyo trabajo es de destacar ha sido de una motivación tremenda.

Hay gente que busca la utopía en Internet y que, frustrada ante la no llegada de este mundo ideal, se pone a echar pestes de la red. Internet somos las personas que estamos en él; puede ayudarte o no, pero es cuestión de tu trabajo. No esperemos que la tecnología nos haga mejores, pero tampoco que la ausencia de ésta nos lleve a un mundo arcaico lleno de paz. Para mí, profesionalmente, Internet ha sido la revolución más radical que he vivido en mi ámbito profesional. Pero, no puedo confundir mi experiencia personal con el todo.

5 comentarios:

  1. Sólo tengo que decir una cosa: Amén. Muy buen artículo Héctor. Enhorabuena!!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Miguel Ángel. La idea era compartir un poco lo que supone, a nivel profesional, Internet en los proyectos que estoy desarrollando. Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Me alegro mucho Héctor, a mi me ha pasado algo similar, yo no tengo demasiada experiencia y estoy empezando, pero el blog ha sido una revolución como bien dices, además, a la vez que escribes y compartes un post, estás aprendiendo.

    Te animo a que escribas los 6 días, yo durante un año conseguí escribir 7 a la semana y pese a lo duro que es, la recomensa y la satisfacción son increíbles.

    Enhorabuena por el post !!!

    Un saludo desde el Mercado de la Incertidumbre

    ResponderEliminar
  5. Gracias por el comentario, Juanjo. Estoy de acuerdo contigo, el nivel de satisfacción al escribir y compartir ideas es enorme, motivo suficiente para realizar el esfuerzo. Un saludo!

    ResponderEliminar