miércoles, 24 de julio de 2013

Los nuevos autónomos tendrán tarifa plana


Hace tiempo que se anunció una tarifa plana de unos 50 euros durante  los primeros meses de puesta en marcha de la actividad para aquellos autónomos menores de 30 años. La medida, perteneciente a la Nueva Ley de Emprendedores, se quedaba corta. ¿Qué pasa con los que sobrepasan esta edad?

Ahora ha surgido la posibilidad de que esta tarifa plana se amplíe a todos los grupos de edad.  La idea es pagar unos 50 euros los seis primeros meses de inicio y, luego, tener una reducción del 50% en la Seguridad Social durante los otros seis. Como vemos,  la reducción se circunscribiría al primer año. 

Hasta hoy, la cuota del autónomo es de alrededor de 250 euros mensuales; imaginaos el ahorro. Los hombres menores de 30 años y las mujeres menores de 35 seguirán teniendo una reducción en la Seguridad Social -esta vez del 30%- durante los siguientes 18 meses.

El principal problema del autónomo al iniciar su actividad es saber si va a cobrar y cuándo. Además, la facturación de un autónomo no suele parecerse mucho al de una multinacional. Hay que pensárselo mucho para darse de alta, empezar a pagar los citados 250 euros, sacar un sueldo y, encima, adelantar el IVA a Hacienda cuando, por ejemplo, todavía no se ha cobrado la factura. Un problema tras otro que hace que un gran porcentaje de profesionales no den de alta su actividad, no sale rentable. Este panorama crea un espacio de economía sumergida y competencia desleal que debe vigilarse con atención.

Entre la crisis que hay y la alergia que tienen las empresas a contratar gente, no entiendo como no se ayuda mucho más al autónomo, un trabajador que, generalmente, no tiene asalariados y que afronta muchos más problemas para llegar a fin de mes que una persona con una nómina fija. Esto no quiere decir que no haya mucha picaresca, recordad la figura del falso autónomo, ese trabajador que depende de una única empresa pero que, en vez de estar como asalariado, presta sus servicios  como “empresa”. Ni vacaciones, ni desempleo -existe el desempleo del autónomo, pero es mísero comparado con el otro-, ni bajas por enfermedad.  Pero, en este caso, hablamos de un fraude, un tema al que le dedicaremos más tiempo en otra ocasión.

Disminuir los obstáculos para alguien que está empezando es crucial. A la medida de reducción de cuotas a la Seguridad Social habría que sumar otras que faciliten el acceso a crédito. Mientras se cobran o no las ventas, para iniciar la actividad o para ampliar un negocio, el crédito es fundamental. Si esta gasolina no llega, el motor no funciona. Tampoco nos podemos olvidar de que el consumo está estancado, cuando no bajando. Los autónomos y las pymes españolas viven del consumo interno, y la situación es la que es.
Según sigo leyendo, se prevé que esta nueva tarifa se materialice entre octubre y noviembre. Estaremos atentos a ver si se cumple.


No hay comentarios:

Publicar un comentario